Por qué tenemos la sensación de caer cuando estamos dormidos

Te despiertas bruscamente a media noche, casi con un salto de la cama y la sensación de estar cayendo al vacío, tienes una sacudida pero no entiendes bien lo que ha pasado. Si esto te suena familiar, seguramente has experimentado lo que se conoce como sacudida hípnica. Vídeo más adelante

Conforme vamos abandonando la conciencia de nuestro cuerpo al ir a dormir, el cerebro comienza a actuar de forma diferente con respecto al momento de la vigilia. Durante esta transición de la vigilia al sueño, puede ocurrir lo que se conoce como sacudida hípnica, que son movimientos repentinos que se asemejan a un salto, como si de pronto algo nos asustara.

Vídeo: 

Este movimiento es resultado de un espasmo mioclónico, una sacudida súbita e involuntaria de un músculo o de un grupo de músculos que puede ocurrir sola o en secuencia, con un patrón o sin él. El hipo, por ejemplo, es otra forma muy común de mioclono.

Las sacudidas hípnicas normalmente consisten en una sola contracción y se asocian con una sensación de caída, un comienzo del sueño (ya sea visual o auditivo) o una vívida alucinación hipnagógica (producida cuando la persona se está quedando dormida).

¿De dónde viene esa sensación?
Las sacudidas hípnicas suelen presentarse durante la etapa 1 del sueño, que es la fase más ligera, y generan confusión acerca de cuándo realmente comienza a ocurrir el sueño. Aunque no está bien claro por qué suceden y la información al respecto es limitada, sí hay algunas causas posibles para estos espasmos:

Actividad física: Hacer ejercicio muy cerca de la hora de acostarse puede sobreestimular el cuerpo y hacer que no podamos dormirnos pronto.

Ansiedad y estrés: Irse a dormir con un montón de preocupaciones en mente puede mantener tu cerebro activo, lo que podría ocasionar que envíe señales de alerta incluso mientras el cuerpo duerme.

Cafeína y otros estimulantes: Estos y otros productos estimulantes afectan la capacidad del cuerpo para dormir de forma natural y llegar a un sueño profundo.

Privación del sueño: Otros trastornos y malos hábitos a la hora de dormir también podrían relacionarse con estos espasmos.

Además de estas posibles causas, hay una más que resulta muy interesante y que viene desde una perspectiva evolutiva. Según una investigación de la Universidad de Colorado, estas sacudidas podrían ser un reflejo arcaico debido a que la relajación natural de los músculos durante el sueño es erróneamente interpretada por el cerebro como una señal de alerta por el riesgo de caer del árbol donde se duerme (como lo hacían nuestros ancestros).

No siempre nos despertamos por estas sacudidas
La intensidad de un espasmo nocturno es variable, por lo que no siempre es sinónimo de despertarse. A veces, las sacudidas son más leves y no alcanzan a despertarnos, aunque probablemente alguien más sí lo note, si es que dormimos acompañados.

En otras ocasiones, la contracción muscular incluso puede despertarnos intempestivamente y dejarnos en shock por unos segundos, sintiendo incluso como si fuéramos empujados fuera de la cama. Esta sensación se acentúa más si soñamos que caemos de un edificio o de algún lugar alto.

Cuándo acudir al médico: normalmente no es necesario acudir a un médico, pero sí se recomienda hacerlo cuando los episodios son tan frecuentes que afectan la capacidad de conciliar el sueño o de permanecer dormidos. Así, un especialista podrá descartar que se trate de algún otro trastorno neurológico o del sueño que sí requiera tratamiento.

¿A ti también te ha pasado que duermes y tienes la sensación de caer? ¿Qué otra cosa rara te ha sucedido al dormir? Créditos Genial

Deja un comentario