Cómo hacer velas aromáticas en casa paso a paso

Las velas aromáticas no solo se utilizan para decorar la casa, su aroma y su estética pueden convertir el ambiente en algo realmente relajante y mágico. A la hora de hacerlas en casa, no olvides extremar la seguridad. Vídeo más adelante

Las velas ya no se utilizan únicamente para cuando se corta la luz en casa. En especial, las velas aromáticas se han convertido en un objeto de decoración, un detalle para una sala, una habitación o el baño. Ayudan a generar un ambiente más cálido, son perfectas para una cena romántica y también para aromatizar cualquier estancia.

Video:

También se dice que las velas ayudan a inspirar la creatividad y la imaginación. Además, que mejoran la concentración, nos hacen estar de buen humor, nos permiten conectar la mente con lo que buscamos, tener más energía o relajarnos, según las utilicemos.

En el siguiente artículo, te enseñamos cómo hacer velas aromáticas en casa de forma fácil y asequible.

¿Cómo fabricar velas aromáticas en casa?
Si la magia de las velas te ha cautivado a ti también, ya sabrás que en el mercado existen cientos de miles de modelos, formas, tamaños y colores diferentes. Sin embargo, también pueden fabricarse en casa, resultan de hecho una manualidad simple, original, y perfecta para regalar. ¿Quieres saber cómo hacerlas? sigue estos pasos

Lo que necesitas: 

  • Cera o parafina refinada (la puedes encontrar en tiendas de manualidades o en Internet). La cantidad dependerá de las velas que quieras hacer y de sus tamaños.
  • Colorante, del tono que hayas escogido.
    Uno o varios moldes, para dar forma a tus velas.
  • Esencia aromática. Puedes utilizar aceites esenciales, pero asegúrate que tienen un mínimo de calidad, ya que, de lo contrario, no obtendrás buenos resultados.
  • Una cazuela para derretir la cera, una varilla guía (las venden también en Internet y en tiendas especializadas), una espátula de madera y pabilos o mechas (el número dependerá de las velas que quieras hacer).

Hacer velas aromáticas lleva algo de tiempo, pero no es en absoluto complicado. Tan sólo asegúrate de seguir bien los siguientes pasos:

  1. Lo primero que debes hacer, es calentar la cera en el cazuela, a fuego lento o moderado, hasta que se derrita bien. Una buena idea es hacerlo al baño maría (colocando nuestro recipiente con la cera dentro de un cazo más grande) y removiendo con la espátula.
  2. A continuación, cuando la cera se haya enfriado un poco, añade el colorante y unas gotas de la esencia que hayas escogido. Cuidado con no pasarte, o el aroma que desprenderá será demasiado fuerte y empalagoso.
  3. Después, toca darle forma: vierte la cera derretida, aromatizada y con color en el molde que hayas escogido (previamente, no olvides engrasar la base y las paredes del molde con una gotita de aceite de cocinar).
  4. A continuación, para fijar la mecha a la vela, ata un extremo de ésta a la varilla guía. Verás que la varilla tiene un orificio por el que puedes enhebrar la mecha y pasarla al otro extremo del molde. Algunas mechas vienen con una base plana que facilita su sujeción en nuestra vela, especialmente si queremos dejarla dentro de un recipiente.
  5. Finalmente, corta el extremo de la mecha, asegurándote de dejar un trozo por encima para poder encenderla sin problemas.
    Ahora toca dejar que se enfríe la cera, un procedimiento que puede llevar varias horas. Para reducir el tiempo de espera, conviene colocarlas en sitios frescos y oscuros, lejos del sol.
  6. Si vas a desmoldar tus velas (también existe la opción de dejarlas en tarros de cristal o de cerámica, por ejemplo) dale la vuelva al molde y da pequeños golpecitos con el dedo o con un lápiz para ir eliminando el aire y que se vaya desprendiendo sola del molde, evitando así que se rompa o se quiebre la vela.

Deja volar tu imaginación y los resultados serán increíbles y hermosos!!!

Deja un comentario