“ABUELA MÍA, TODAS MIS MUESTRAS DE AMOR PARA TÍ LAS HAGO MIENTRAS ESTÉS VIVA, PORQUE MERECES RECIBIR FLORES EN LA VIDA. TE AMO MÁS ALLÁ DEL INFINITO”, DIJO TATIANA DESPUÉS DE CUMPLIR EL SUEÑO DE SU ABUELITA DE BAÑARSE EN EL MAR.

Sin lugar a dudas compartir instantes con los seres cercanos es de los especiales regalos y muestras de amor que se tienen la posibilidad de ofrecer, y a pesar de que los obsequios y elementos físicos además forman parte de los buenos recuerdos que se forman con ellos, hay algo muy particular en poder gozar de las cosas más sencillas de la vida con la gente que más se adoran.

Esta fue precisamente la experiencia que vivieron Tatiana Van Campo y su abuelita Doña Teresa, dos mujeres brasileñas que disfrutaron de un instante espectacular en una playa del país carioca.

Además, esta vivencia fue verdaderamente particular para ámbas ya que Doña Teresa jamás se había bañado en el mar y su nieta Tatiana tomo la decisión de realizar este enorme anhelo llevándola por primera oportunidad a una playa para que logre gozar de las olas del mar, el sol y la hermosura del paisaje.

Tatiana, quien es una docente en Brasil, logró situación el sueño de su abuelita de 94 años y en su perfil de Instagram ha compartido un video recopilando fragmento del hermoso instante que vivieron juntas. adicional mente, le dedicó unas expresiones a su abuelita y detalló a sus fieles porque este instante fue tan particular para ámbas.

“Hoy cumplí el sueño de mi abuela, que a sus 94 años jamás se había bañado en el mar. Estoy bastante emocionada, cómo Dios es especial. Padre, gracias por proveer este precioso instante en nuestras vidas”

Además, en el video que ha compartido Tatiana se puede ver a la abuelita y nieta disfrutando de este día de playa y mientras Doña Teresa está sentada en una silla, su nieta comienza a remojar sus piernas con una chiquita cubeta para que de a poco vaya sintiendo más el agua del mar.

Después de unos instantes se aprecia a Doña Teresa con más seguridad y con su nieta empiezan a chapotear con el agua de la misma forma que lo hacen los jovenes en el mar, pasándola bien con una acción tan simple pero hermosa.

Tatiana no logra resistir las lágrimas por la emoción del gran momento que estaba viviendo con su abuelita, y después se toman de las manos y juntaron sus frentes en un gesto de agradecimiento por la experiencia hermosa que estaban pasando.

“Abuela mía, todas mis demostraciones de amor para tí las hago mientras estés viva, porque mereces recibir flores en la vida.

Bonus: Uno de los lazos más fuertes que tienen los niños es con las abuelas, ya que es la figura del amor más puro que existe, sin el contraste de autoridad con el que debemos actuar a veces las mamás. Son cómplices una y otra vez de las aventuras y travesuras que lideran los pequeños y no saben muy bien cómo decirles “no”.

Aman pasar una noche en casa bañándolos, contándoles cuentos, dándoles la leche y poniéndolos a dormir. Disfrutan como nadie un paseo por el parque mientras empujan la carriola y comparten un dulce o un helado lleno de babas. Son también las encargadas de llenarlos de besos y abrazos, enseñarles a cantar a todo pulmón y a bailar sin pena alguna. Les demuestran que no debe afectarles lo que los demás piensen de ellos y que lo más importante es que sean felices.

Lo que las mamás consideramos rutinario, para las abuelas es un regalo maravilloso que les concede la vida día con día. Gracias mamá por ser la mejor abuela del mundo. Mis hijos son muy afortunados de tenerte.