En este mundo encontraremos a todo tipo de personas, por eso es común conocer a personas que no pueden de ninguna manera pueden hacerse cargo de un hijo, es por eso que determinan darlos en adopción. Video más adelante

Esta es la historia de un pequeño de 6 años que tuvo esta suerte y hoy solo quiere ser adoptado, tener una familia. Así es como envía un conmovedor mensaje a las personas de toda su comunidad.

Aidan tuvo que ser separado de sus padres biológicos, ellos no podía garantizar su bienestar, no tenían como atender o velar por sus derechos y su vida. Así terminó en manos del servicio social junto con sus hermanos, quienes terminaron siendo adoptados: todos crecerán por separado y no podrán recibir el amor de sus padres biológicos, pero mantienen la esperanza de ser felices por separado con sus nuevos padres.

Aidan vive en Texas, Estados unidos, él pidió el favor de emitir un comunicado donde expresa que quiere ser parte de alguna familia: «Limpio mi cuarto, lavo los platos y paso el plumero» dijo sonriendo, cosa que le caracteriza a pesar de las adversidades que ha vivido.

Este pequeño de 6 años se tiene buena salud, es educado y no manifiesta ningún comportamiento que cause problemas. Hasta el momento ninguna familia se ha interesado por él, Aidan piensa que es por su edad.

Vídeo:

La mayoría de las familias piensan que es muy difícil educar a un pequeño de más de 5 años y que se logre adaptar a un nuevo estilo de vida. Por su parte el pequeño asegura que se involucrará en todas las actividades de labores que tengan que ver con el hogar, para que las familias sepan que contarán con toda su colaboración en el hogar.

A través de una iniciativa local de internet subieron este comunicado para ofrecerle una oportunidad más grande al niño de poder ser adoptado y se espera que pronto llegue a cumplir su sueño de tener una familia.

Desde aquí solo podemos desearle la mejor de las suertes y que con fe logre ser feliz.

Bonus: Jurídicamente, se entiende como adopción o filiación adoptiva el acto jurídico mediante el cual se crea un vínculo de parentesco entre una o dos personas, de tal forma que establece entre ellas una relación de paternidad o de maternidad.

Hace mucho tiempo, la adopción se veía como un acto de caridad. Hoy en día, la adopción es una solución para que los menores de edad puedan volver a tener una familia y las parejas o personas solicitantes que quieran tener hijos y no puedan por cualquier motivo puedan vivir y disfrutar la experiencia de la paternidad. Antes de adoptar, tiene que haber un proceso de reflexión, dejar transcurrir un poco de tiempo, pues no es solo una cuestión de cariño. Además, dada la función de protección del menor a que responde, se asumen las obligaciones de cuidar del adoptado. Se procura, en todo momento, el interés superior del menor.

Las legislaciones establecen ciertos requisitos mínimos para poder adoptar, entre los cuales son comunes los siguientes:

  • Una edad mínima del adoptante que suele superar la de la mayoría de edad y, en ocasiones, una edad máxima.
  • Plena capacidad de ejercicio de los derechos civiles.
  • No ser tutor en ejercicio del adoptado.
  • Tener una diferencia de 17 años de edad entre el tutor y el niño que va a ser adoptado.
  • La adopción reviste tres tipos: plena, simple e integrativa.

La adopción plena obtiene los mismos efectos que la filiación por naturaleza, es decir, tiene los mismos derechos que los hijos biológicos y generalmente el adoptante tiene que reunir unos requisitos más exigentes que en la adopción simple, donde no existe sustitución automática de apellidos ni el hijo adoptado ocupa un lugar similar en el orden de sucesión testamentaria con los hijos naturales. A diferencia de la adopción integrativa que tiene como objetivo reconocer legalmente un núcleo familiar ya consolidado entre el niño o adolescente y el conviviente o cónyuge de su progenitor de origen, es decir del padre o madre biológico.

Esta división encuentra sus orígenes en la adopción romana. En el imperio Romano, existían la adrogatio y la adoptio. La última a su vez se subdividía en adoptio plena y minus plena, en la plena se daba la cesión de la patria potestad mientras que en la minus plena se formaba un vínculo entre adoptante y adoptado que podía (pues no era forzoso) generar derechos de sucesión.