A pesar que su vida ha sido difícil, Eliodoro Maciel Centurión no se rinde y hace lo posible por darle mucho amor a su familia.

Un abuelito se volvió viral después de que se compartiera su historia en Twitter. Eliodoro Maciel Centurión es un hombre de 88 años, originario de Paraguay que acompaña a su bisnieta todos los días a su escuela, de acuerdo al medio EXTRA.

 

 

A pesar de su avanzada edad, Eliodoro sigue teniendo energía para estar con parte de su familia y acompañarlos a múltiples lugares ya que la vida le negó tener una familia propia.

Loreley Roa, madre de la menor, no es nieta directa de Eliodoro, él es hermano de su abuelo. El hombre nunca tuvo familia propia pues su esposa murió 3 años después de que se casaron.

La hija de Loreley, Génesis de 7 años, tiene el acompañamiento de su tío bisabuelo todos los días en su camino hacia la escuela. De acuerdo a lo que relata Loreley, Eliodoro siempre fue muy cercano a ellas.

«Antes salía de su trabajo en fin de semana y me llevaba a merendar. Él no tuvo familia propia porque cuando joven se casó, pero a los 3 años le mataron a la esposa en un asalto», comentó la mujer de 25 años.

La vida de Eliodoro no ha sido sencilla, el hermano con el que vivía antes de que se mudara con Loreley y Génesis lo maltrataba y no se llevaba muy bien con él. Por ello fue que la madre de la pequeña decidió que lo mejor sería que él se fuera a vivir con ellas.

Incluso hace poco, a Eliodoro lo quisieron estafar con una casa ya que «Un señor le hizo firmar un documento, hicieron un trueque supuestamente«, comentó Loreley, quien añadió que afortunadamente no procedió el proceso.

Actualmente el anciano vive cómodamente en casa de Loreley y Génesis, quienes lo consideran como un padre que siempre se esfuerza por darles todo el apoyo que ellas necesitan.

Créditos de las fotos: Evelen03valenzu

Bonus: El amor que se encuentra dentro de la familia es un proceso afectivo, continuo que se va desarrollando de manera natural. Es muy importante no solo para los padres, sino también para los hijos en especial durante los primeros años de vida.

Es por medio del amor familiar que naturalmente se les enseña a los niños los valores con los que crecerán. El respeto, la reflexión, el pensamiento y la responsabilidad tienen un mejor desarrollo cuando el amor está presente en la crianza de los hijos.

En los últimos años varios estudios psicológicos han mostrado que el afecto es necesario para poder estimular el aprendizaje y de ese modo desarrollar adecuadamente la inteligencia, pues es por el afecto que los niños tienen la sensación de seguridad y confianza.

Estas sensaciones son muy importantes para que el niño pueda aprender a desarrollar su amor propio, de ese modo puede llegar a amar a los demás durante su crecimiento y en su vida adulta.

Aun así un problema que tienen varias familias es la falta de amor, esto se debe a muchos factores pero algunas de las causas principales son los problemas de pareja, problemas externos que los adultos traen a la familia y la falta de cariño con la que crecieron los padres.

Es común que las familias donde los integrantes no crecieron con amor familiar, tengan tendencia hacia la violencia y el maltrato físico y psicológico, los cuales usan como herramienta para resolver las distintas opiniones y diferencias que tienen entre sí.