Saltar al contenido

Oler los gases de tu pareja alarga la vida y evita enfermedades según estudios

Oler los gases de tu pareja alarga la vida y evita enfermedades según estudios

Quizá oler las flatulencias de tu pareja no es tan malo como pensabas, pues un estudio realizado en Reino Unido confirma que podría tener beneficios para tu salud.

A mucha gente le da miedo el pensar que, algún día, perderán la juventud e, inevitablemente, llegará su fin. Es por eso, que siempre buscan recetas milagrosas para mantener la juventud y ser longevos.

Pero quizás no este tan mal “dejar escapar uno” al menos cuando estás junto a tus seres queridos, al menos esto es lo que dice un nuevo estudio científico que asegura que los componentes de nuestros gases pueden ayudar a combatir enfermedades ya hasta prolongar nuestra vida.

No es ningún misterio que, comer sano y hacer ejercicio, ayuda bastante a mantenerse bien, otro factor importante es la genética, pero también hay ciertos factores naturales que influyen según algunos estudios.

Se trata, aunque te parezca algo asqueroso, de oler los pedos.

Al parecer los gases que se expelen desde el trasero pueden aumentar la longevidad

Aunque parezca una broma de mal gusto se trata de un serio hallazgo científico que encontró una gran correlación entre estar expuesto a estos gases y un significativo aumento en la expectativa de vida de las personas.

El descubrimiento ha sorprendido a la comunidad científica

El aumento en la expectativa de vida es similar a la que experimentan las personas que han cambiado sus hábitos en aspectos tan revolucionarios como la dieta balanceada, la actividad física o han dejado de fumar.

Incluso se podría llegar a afirmar, sin temor a equivocarse, que oler pedos podía tener una incidencia parecida en la regeneración celular a la que experimentaría un exfumador tras más de una década sin probar un cigarrillo.

El responsable es el sulfuro de hidrógeno, uno de los componentes de los gases intestinales. Al contrario de lo que se creía, los investigadores afirmaron que no son los microbios gástricos los responsables del mal olor, sino esta putrefacta y fétida molécula.

Al parecer este químico tiene numerosos efectos benéficos sobre el organismo… del que lo aspira.

Cuando las células están “estresadas” producen enzimas para crear sulfuro de hidrógeno de manera natural. Gracias a ello, se preservan las mitocondrias, se regula la inflamación y se incrementa la producción de sangre en todo nuestro organismo.

 Oler pedos ajenos sería una manera natural de doparnos con producción de importación. Es una sensación similar a la que regularía el bienestar emocional y la actividad cerebral, y explicaría la incidencia directa entre la esperanza de vida de los que viven solos, y en pareja.Según el científico biomédico A.J Troiano, hay que entender los microbios presentes en el cuerpo humano. El investigador afirma que estos microbios no tienen propiedades protectoras, pero sí sus subproductos.

 Así que ya sabes. Ni taichí, ni reiki ni un pack de experiencias. Si de verdad quieres a otra persona, regálale una buena sesión de flatulencias. Y es que no hay nada más hermoso en la vida que compartirlo todo.

Barato, natural y desde lo más profundo del alma. Mover la sábana para que suba una bafarada de madrugada ha dejado de ser una guarrada para convertirse en una muestra de generosidad sin límites. Lo dice la ciencia.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies