Saltar al contenido

Tiene 96 años, acaba de aprender a leer y escribir… y quiere seguir estudiando

Tiene 96 años, acaba de aprender a leer y escribir… y quiere seguir estudiando

Lupita, originaria de la comunidad indígena Vicente Guerrero, en Chiapas, México, es la mayor de cinco hermanos, no asistió a la escuela porque sus padres lo consideraban una “pérdida de tiempo”. La necesidad de alimento y vivienda la llevó a ser una de las cinco fundadoras del Mercado 5 de Mayo en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, pero no a perder su sueño: ir a la escuela.

Ahora, a sus 96 años de edad y luego de una vida de arduo trabajo, decidió retomar sus estudios para aprender a leer y escribir, y con ello obtuvo certificaciones a nivel primaria y secundaria, demostrando que todo es posible cuando se desea de corazón.

Lupita, adulta de 96 años aprendiendo a leer y escribir

Es de admirar que, en comparación con muchos jóvenes, Lupita ama los estudios y ya se prepara para cursar el nivel bachillerato o preparatoria.

Lupita realizó sus estudios en el Instituto Chiapaneco de Educación para Jóvenes y Adultos. Su principal motivación viene de la superación personal y la curiosidad de entender el significado de las palabras que veía plasmadas en anuncios, volantes o libros.

Ahí buscaba cualquier cosita, mirando si lo podía descifrar. En seis meses saqué mi secundaria, todo eso a mí me ha motivado a querer saber, leer, escribir y servir.

Lupita, adulta de 96 años recibiendo su certificado de aprendizaje SEP México

Usa gafas y sus manos tiemblan al escribir, pero Lupita es un ejemplo de fortaleza y dedicación que todos deberíamos seguir.

Bonus:

Tercera edad o senectud1​ es un término antropo-social que hace referencia a las últimas décadas de la vida, en la que uno se aproxima a la edad máxima que el humano puede vivir.​) En esta etapa del ciclo vital, se presenta un declive de todas aquellas estructuras que se habían desarrollado en las etapas anteriores, con lo que se dan cambios a nivel físico, cognitivo, emocional y social.

A pesar que esta fase tiene un punto final claro, la edad de inicio no se encuentra establecida específicamente, puesto que no todos los individuos envejecen de la misma forma. No obstante, debido que la edad biológica es un indicador del estado real del cuerpo, se considera que se trata de un grupo de la población que tiene 65 años de edad o más.

En Japón, la vejez es un símbolo de estatus; es común que a los viajeros que se registran en los hoteles se les pregunta la edad para asegurarse de que recibirán la deferencia apropiada. En contraste, en Estados Unidos el envejecimiento por lo general se considera indeseable. Los estereotipos sobre el envejecimiento, internalizados en la juventud y reforzados por décadas de actitudes sociales, pueden convertirse en estereotipos personales, que a nivel inconciente y a menudo actúan como profecías que se autorrealizan.

Este grupo de edad ha estado creciendo en la pirámide de población o distribución por edades en la estructura de población, debido principalmente a la baja en la tasa de mortalidad por la mejora de la calidad y esperanza de vida de muchos países.

La recién elaborada sociología de la tercera edad tiene otras dimensiones: considerar a estas personas un grupo cultural en una estratificación de la población por grupos de edad (igualdad de trato, igualdad de derechos). Sin embargo, esta situación sólo puede aplicarse en un segmento interesante pero reducido de consumidores y de clientela política, por lo que de nuevo es reduccionista, pues asume homogeneidad. Además, la exclusión del mercado laboral remunerado no quita su inclusión en actividades típicas del voluntariado, comisiones municipales, residencias, centros sociales, bibliotecas y otras instituciones con enfoque comunitario, asociacionista y participativo como personas y como ciudadanos.

Shanas (1968, 1977) contribuyó con el concepto de la construcción social de la tercera edad contra conceptos discriminantes que, como símbolos y sentimientos, pueden modificarse; Butler (1975, 1980) removió hacia adelante la nueva edad, con un enfoque de interaccionismo simbólico.

La Geriatría estudia la prevención, curación y rehabilitación de desequilibrioes en la tercera edad;15​ y la Gerontología estudia los aspectos psicológicos, educativos, sociales, económicos y demográficos relacionados con los adultos mayores.16​ Hoy en día existen especialidades como la gerontología psiquiátrica (o psiquiatría gerontológica), que incluyen variables como la calidad de vida y otros fundamentos científicos. También existe la educación gerontológica, que tiene como finalidad orientar los preceptos pedagógicos a la ciencia de la gerontología para enriquecerla y reforzarla. Se ha desarrollado también como una tecnología social de apoyo e industrialización y de avances científicos.

Credit: Wikipedia